21/3/08

Pico y pala

Estimado sr. Ayacam:

Desde hace unas semanas circulan por la red las fotografías de una curiosa mezcla de biblioteca-escalera que tal vez pueda interesarle. Tras su nombramiento, comenzará usted a recibir publicaciones abundantes y a la vista del nivel de ocupación de sus estantes, tal vez tenga que pensar en la adquisición del piso superior. En tal caso, se me ocurre que podría unir ambos inmuebles mediante este invento que permite al tiempo acceso y acomodo. Entre que sube o baja de un piso a otro, el propietario puede elegir el escalón que más le apetezca y leer un rato. Puede incluso permanecer oculto a las visitas mientras éstas acaban con las reservas de blanco.

Atentamente,

The Amazing Staircase » Curbly | DIY Design Community « Keywords: staircase, Books, storage

4 comentarios:

  1. Muy querido señor de Passy:

    Gracias por traer a mi conocimiento estos ¿escalones biblioteca?. Cualquier idea sobre cómo aprovechar el espacio para disponer más volúmenes en mi domicilio es muy bien recibida. Por desgracia, me faltan, hoy por hoy, aptitudes (económicas) para expandirme. Pero algún día espero crecer "a nivel de", y dar cobijo digno a esos libros que tan bien me acompañan y que ahora ya comienzan a aullar por su hacinamiento descontrolado.

    ¿Nombramiento? ¿Qué nombramiento? Si es el que me supongo, no acabo de notar a día de hoy ninguna mejora en lo tocante al abastecimiento de libros. Confieso que mi bulimia en ese respective es tal, que nada me gustaría tanto como que me sucediera eso que les acontece a algunos amigos y conocidos: que todos los días el cartero, o el mensajero, depositara en mi domicilio paquetes de novedades que las editoriales graciosamente tuvieran a bien hacerme llegar por si fueran de mi interés. Esas editoriales, claro, no institucionales, que me obligan a efectuar, en mi interés, frecuentes y elevados desembolsos en los establecimientos del ramo. ¡Claro que serían de mi interés esos obsequios! ¡Pero si soy un hombre muy fácil, nada renuente ni desdeñoso a esas atenciones!

    Espero que muy pronto, vino blanco o tinto entre los dos, podamos continuar abundando en la cuestión. Suyo
    afectísimo
    Ayacam

    ResponderEliminar
  2. Anónimo24/3/08

    Tengo para mi, que si los libros pudieran manifestar sus sentimientos, no dudarian gritar a voz en folio, que querían ser entregados a las amorosas manos del Señor de Ayacam, para que este pudiera extenderlos por las pilas que van ocupando los pocos espacios que todavía permiten a este circular por sus propiedades.
    Que emoción, que temblor, en ese libro que forma parte de una pequeña tirada de una discreta editorial al ver ante sí, la posibilidad no diré ya de ser leido sino !siquiera ojeado¡ por la docta mirada de tan singular lector. Yo mismo quisiera ser libro ante tamaña ventura.!Quizás, tal vez, yo mismo¡.
    Espero no haber importunado a los Sres. de Ayacam y de Passy con
    estas torpes palabras pero tengan un poco de benevolencia con este humilde seguidor y quizás en alguna rara ocasión puedan esbozar una sonrisa, lo cual no sería poco premio.
    Atentamente

    ResponderEliminar
  3. Otras bibliotecas:

    Cecilia Garcia Huidobro en La Naci�n. A�o 2000

    "Francisco Umbral confiesa que muchos de los libros que llegan a sus manos terminan en la piscina de su casa. �Van directamente a ella en cuanto los hojeo. En verano, cuando llega el piscinero dice:�Oiga, se�or Umbral, que aqu� debe haberse ahogado un pulpo�, y me ense�a una masa blanda. Es todo el papel que he tirado. En una p�gina veo muy claro qui�n es escritor y qui�n est� en el grado cero, qui�n redacta y qui�n escribe. Hoy todos redactan.�

    ResponderEliminar