5/1/08

Oftalmología


A primera hora tengo que pedir a mi hija pequeña que me lea las enormes letras pintadas en el casco de un barco de pasajeros detenido frente a la playa. A la una de la tarde el día está tan claro o yo tan descansado, que puedo leerlas sin ayuda: LÍNEAS SUARDIAZ. Durante la noche, las luces de todos los camarotes habían permanecido encendidas sin motivo aparente.

Los apartamentos están construidos contra el acantilado, de manera que todos son distintos, irregulares y la pared del pasillo por el que a accede a lcada uno es roca viva.

El aparcamiento está situado en la cubierta plana y asfaltada y el ascensor baja desde allí diez alturas hasta el borde de la playa. Debió construirse cuando Fraga Iribarne era Ministro de Información y Turismo. (“Bombas en Palomares, vaya por Dios.”) Desde la puerta del ascensor a la tumbona hay treinta pasos y desde ésta al borde del agua –dependiendo de la marea- unos ochenta. Si no fuera por algunos cerramientos y antenas parabólicas el edificio tiene un aire interesante. Hoy lo hubieran volado antes de terminar la estructura. Estaría fuera de toda normativa.


Dolce fare niente, salvo unas papas arrugás. Limpiar bien. Agua en una cazuela, que no las cubra del todo, dos o tres puñados de sal y dejarlas hervir con tapa hasta que estén en su punto. Un vino blanco de la tierra y a la tumbona. Dulce Navidad.

1 comentario:

  1. .
    bella foto

    hay una constante de ángulos, y esquinas, en tus composiciones

    que me atrae

    la casa de Matsumoto que has colgado más abajo te viene
    como anillo al dedo
    .

    ResponderEliminar