18/2/08

Aislantes

Ya me había lamentado lo suficiente por la tala de los únicos álamos temblones que había en dos kilómetros a la redonda, por la desaparición de la última caseta de aperos y del sauce que cada año reverdecía un poco antes que el anterior, así que bajé a ver las obras. Es una avenida muy ancha a la que van a llamar Juan Pablo II. Pocas bromas por aquí. Hacía una mañana extraordinaria. Eran las once y media y mientras paseaba por el conglomerado de asfalto negro, aún sin estrenar, llegó desde la ciudad el sonido de la campana de la catedral llamando a misa mayor. Me vino enseguida a la cabeza el rezo del muecín en el alminar. También la instalación de megafonías en los pueblos para sustituir al pregonero.

Nunca la había oído desde tan lejos. La campana María tiene un sonido grave, admonitorio. Más a tanta distancia. Lo que antes hubiera sido algo indiscutible o al menos indiferente, me causó -unido al nombre de la avenida- cierta sensación de injerencia.

Seguí paseando un rato. Noté cierto desasosiego.

Aunque soy más partidario de numerar que de nombrar las calles, propongo que, atravesando el vial dos municipios, el tramo correspondiente a este lado, lleve el nombre de Charles Darwin y se inaugure el año próximo en el bicentenario de su nacimiento, de manera que exista al menos un atisbo de compensación.

Con los desmontes el paisaje está irreconocible y además no llueve. No lavo el coche hace meses ¿para qué? Aún quedan, sobre las colinas arcillosas, algunos postes de la luz con aislantes de vidrio.

6 comentarios:

  1. vidal18/2/08

    Como bien dice usted, pocas bromas, en efecto. Seré breve.
    Pero no me negará que no son ganas de joripiar y de ciriquiar estos retintines, estos malestares, estos melindres porque a una calle nueva le van a poner el nombre del último Papa en lugar de ponerle el nombre de Darwin. "Para compensar". Qué coño para compensar, para compensar qué, vamos a ver, qué hay que compensar. Mire usted los callejeros de por ahí, o de por aquí, hechos una piltrafa todos ellos. Me fijo en el callejero de Tudela, por no señalar, y me sale una calle dedicada a Pedro Aranaz, el músico sí, el músico que no paró ni minutos en Tudela, aunque naciera allí. Y un tal Rafael Alberti tiene calle en Barañáin. Ya me contará usted quién coño es el tal Alberti al lado del difunto Wojtyla.

    A finales del 2007 el Ayuntamiento de Oviedo decidió que había que renovar los nombres del callejero. He encontrado algunas propuestas populares para el cambio, son de finales de diciembre. Hago una selección. Se las brindo por si las prefiere en su ciudad para no sentir malestar alguno al verlas:
    Amnistía Internacional, Javier Bauluz, Democracia Española, Peseta, Libertad, Los Ramones, Mortadelo y Filemón, Ángel Álvarez, Ibáñez, Jimmy Hendrix, Miguel Servet, Matrimonio Gay, Ingrid Betancourt, Clara Rojas, Wangari Maathai, Jane Goodall, Margarita Salas, Rigoberta Menchú, Nelson Mandela, Mahatma Gandhi, Petra Kelly, Félix Rodríguez De La Fuente, Francisco Grande Covián, Ángeles Caso, Manuel Gutiérrez Mellado, Adolfo Suárez, Tino Casal, Clara Campoamor, Marie Curie, Bruce Springsteen, Unión Europea, Julia Conesa, Gaspar Melchor de Xovellanos, Fernando Fernán-Gómez, Salón Dadá, Internet, Nokia/ Microsoft/ Windows/ Macintosh, Víctor Manuel, del Agua, del Lobo, Tolkien, de la Amistad, de la Naturaleza, Gonzalo Suárez, Antonio Gamoneda, Antonio Masip, de la Igualdad, Juventudes Socialistas de Oviedo, Stormy Mondays, Google, La Bola de Cristal, Fernando Alonso, Real Oviedo, Esperanza, Amor, Pez, Mayor, Chechu Rubiera, José Luis Garci, Frida Kahlo, George Sand, Camille Claude, Nintendo, Federico Martín Bahamontes, Victoria Kent, Dolores Ibárruri, Federica Montseny, Concepción Arenal, Fatiha Boudiaf, Fatana Ishaq Gailani, Somaly Mam, Emma Bonino, Frente Polisario, Medallistas del equipo olímpico español tiro (Juan Carlos Holgado, Alfonso Menéndez y Antonio Vázquez), Iron Maiden, Miguel de Icaza, Rey Pastor, Alan Turing, Ludwig Wittgenstein, Hipatia, Ada Lovelace, Torres Quevedo, Emilio Bellvis, Pekka Himanem, Manuel Castells, Andrew Tanembaum, Pedro de Silva.
    Habrá visto usted que se menciona a Rigoberta Menchú. Me la he encontrado en los callejeros de Valencia, Avilés, Zaragoza, Parla, Madrid y Peligros (Granada).
    Etcétera.
    En fin, ya hablaremos.

    ResponderEliminar
  2. Estimado sr. Vidal:

    A ver si a su vuelta podemos tener esa cena y charlar un rato. Mientras tanto, en vez de repasar las propuestas populares para nombrar las calles de Oviedo, dele una vuelta al callejero de su ciudad: desde san Pedro a la Milagrosa.No estoy diciendo que cambien ahora los nombres de las calles, pero hombre, a estas alturas seguir colocando nombres de Papas, no es de recibo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Los que la ven ( PTV ), los que la oyen ( cuencos ) y los que ni la ven ni la oyen ( impíos, ciegos y sordos en la fé )

    ResponderEliminar
  4. Estimado sr. Cazzurro:

    Sea Paolo Conte y no yo quien conteste a la división que usted propone:

    "Sembra quand'ero all'oratorio
    con tanto sole, tanti anni fa!"

    Atentamente,

    p.d. La portada de su blog promete. Arrancar desde la catedral más fea de España tiene su miga.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo20/2/08

    Efectivamente, pocas bromas.Parece que, de un tiempo a esta parte, todas las bromas van en la misma y facilona dirección. Algunos nos estamos cansando ya.

    ResponderEliminar
  6. Estimado sr. Anónimo:

    con los dos lectores anteriores tendré la oportunidad de charlar sobre el asunto en breve.

    A usted le voy a pedir un favor: vuelva a leer mi entrada y su comentario.

    Atentamente,

    ResponderEliminar